Mis demonios

Mis demonios

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Desvaríos

Hoy he vuelto a tener los pies fríos y eso me da miedo, o tal vez sea que el miedo me pone los pies fríos, y por eso he tenido que ir corriendo a calentarlos, porque no me gusta sentirlo.

Tampoco me gusta la cara que he visto en el espejo, supongo que también he salido huyendo de ella, cuando he ido con prisas a ponerme los calcetines.

Conozco muy bien ese rostro que se esconde tras el mío, ese reflejo que aparece cuando menos me lo espero, abriendo la caja de Pandora que guardo bajo tres candados en el rincón mas oscuro del armario, pero de los que ella tiene todas las llaves, ella y su horda de secuaces, dispuestos a devorarme ante el menor atisbo de debilidad.

Es el brillo en los ojos y la sonrisa de medio lado en mi rostro robado, lo que delata que ya están preparados para salir. Después de tantos años de peleas, ya tendría que ser capaz de darme cuenta de cuando van cayendo los candados que les permitirán hacerme perder la compostura, pero reconozco que soy más de ir pasando por encima de las señales de alarma y no enfrentarme a la realidad de su existencia, hasta que ya es demasiado tarde.
 

Debería apuntar en mi libreta, que mi miedo a volar, no es tanto por temer la caída, sino por no poder llegar lo suficientemente alto. Pero en lugar de eso, me limito a arrastrar mis pies por el suelo. Primer candado.

Estaría bien reconocer, que me miro más veces en el espejo buscando aprobaciones ajenas, de las que lo hago aprobándome sin más, sin embargo, prefiero disfrazarlo de falsa vanidad. Segundo candado.
 
Imagino, que algún día tendría que gritar al viento, que me da más miedo la soledad que la oscuridad, aunque por ahora trate de esquivarla, encendiendo una luz por la noche, mientras ojeo Instagram. Tercer candado.
 
Y ahora, con la caja abierta, siento que avanzan por el pasillo mis alas apolilladas, mi imagen sin maquillar y el fantasma de todas las noches llorando en soledad, liderados por ese reflejo diabólico que consigue helarme el alma, con solo una mirada.
 

Así que creo que, una vez más, me hundiré bajo la manta del sofá, o tal vez debería armarme de valor, abrirme el pecho y dejarles entrar, porque puede que sea hora de aceptar, que mi interior, es también su hogar.

Sobre mí
Sobre mí

Pat MM

Escribo, porque, a veces, hablar me cuesta. Comparto diariamente poesía, frases o reflexiones en Instagram, además soy la autora de "El vértigo del desfiladero" y "Memorias de una sirena descalza"
  • Se abre en una nueva pestaña

¿Quiere recibir poemas inéditos?

Únete a mi mundo para recibir novedades, desvaríos y sorpresas