Besos

Besos

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Desvaríos

Me declaro adicta a los besos.

A los besos en la frente, esos que son capaces de crear hogar y refugio, los que duran unos cuantos segundos, y te infunden fuerza, abrigo y aliento. Los que me hacen sonreír cuando las lágrimas dan brillo a mi rostro. Los que curan el alma, casi tanto como un buen abrazo.

Hablando de abrazos, entonces pienso en esos besos en el cuello, que se aproximan tras tus brazos, los que dan por finalizado el “piel con piel” de nuestras almas, y que tantas veces nos pillan por sorpresa, tanto por inesperados, como por lo incierto de no saber si se quedarán ahí, en un beso suave, casi tímido, breve, como pidiendo permiso para convertirse en algo más, o se lanzarán y subirán hasta la boca…

Porque ay, la boca, esta boca que se volvió loca por ti mucho antes de besarte.

Porque, el primer beso, nunca es el que se da, sino el que se piensa, el que se imagina como preludio a lo que vendrá. El que anhelas en un vagón de tren, en el camino a un encuentro con un final no pronosticado, el que no podrías llegar a saber que sería el primero de tantos y tantos más.

Y es que, sin duda, cuando hablamos de besos, los primeros que nos vienen a la mente son los besos en la boca, pero no es la boca lo único que interviene en los mejores besos; primero se besan las miradas, que atrevidas se insinúan, se adelantan y se abren paso entre la gente.

Luego puede ser que vayan las manos, un roce, un intercambio de electricidad, una caricia que poco tiene de inocente, porque ya no hay duda de lo que se avecina.

Sabes que llega un beso, y sí, llega, y no viene solo, trae un intercambio de suspiros, algún que otro mordisco, te acelera los latidos, que palpitan más allá de tu pecho, te eleva a tres metros del suelo y te hace soñar despiertx.

Entonces tras ese beso, que habrán sido trescientos, te separas apenas unos milímetros, te miras y te ríes. Y esos besos, en los que te ríes, sin duda, son con los que te rindes y los que sí o sí, hay que repetir.

¿Besamos?

Sobre mí
Sobre mí

Pat MM

Escribo, porque, a veces, hablar me cuesta. Comparto diariamente poesía, frases o reflexiones en Instagram, además soy la autora de "El vértigo del desfiladero" y "Memorias de una sirena descalza"
  • Se abre en una nueva pestaña

¿Quiere recibir poemas inéditos?

Únete a mi mundo para recibir novedades, desvaríos y sorpresas